Las implicancias de la entrada en vigencia de ley que aumenta multas por mal uso de estacionamientos para personas con discapacidad

«Para ocupar estos espacios, las personas con discapacidad deben ubicar en el costado inferior izquierdo del parabrisas delantero del vehículo su Credencial de Discapacidad, pues la Cruz de Malta no sirve como autorización para ocupar estos espacios», advierte directora de Senadis. 

Con el fin de «desincentivar» el mal uso de los estacionamientos para personas con discapacidad y «fomentar el respeto por estos espacios reservados», esta semana entró en vigencia la modificación de la Ley de Tránsito que eleva las multas para quienes utilizan indebidamente estos estacionamientos. La disposición legal eleva de «menos grave a grave»; la sanción para quienes utilicen estacionamientos para personas con discapacidad sin acreditar tal condición.

Quienes incurran en esta falta arriesgan multas que van entre los $ 49.723 a $ 74.584 (versus los $ 24.861 a $ 49.723 que regían con anterioridad). En el caso de los reincidentes de infracciones graves cometidas en los últimos dos años, se les impondrá el doble de la multa, la que se puede elevar hasta al triple si aún así vuelve a incurrir en dicha conducta. Ello, sin perjuicio de las suspensiones o cancelaciones de licencias de conductor.

El Ministro (s) de Transportes y Telecomunicaciones, José Luis Domínguez, señaló que esta modificación busca que «se respeten los distintos espacios públicos para las personas con discapacidad, lo que nos permite avanzar hacia una mejor convivencia vial, con inclusión e igualdad para todos. Además, también es importante que las infraestructuras, sean públicas o privadas, cumplan con la demarcación y la adecuada conexión de estos estacionamientos con los accesos a los distintos lugares».

Por su parte, la titular (s) de Desarrollo Social, Carol Bown, agregó que: «Esta ley permite que avancemos hacia un Chile más justo, más inclusivo, en donde todos nos respetemos. Es fundamental que cuidemos los espacios que tienen las personas con discapacidad. Además de aumentar el costo de la infracción, ahora el juez puede suspender la licencia si es que se ha cometido una infracción grave, por lo tanto, tenemos una sanción más dura que hace que tengamos incentivos correctos para que la gente no ocupe los estacionamientos con discapacidad. Hoy más que nunca tenemos que tener conciencia de esta situación, y así trabajar todos por un Chile juntos».

En tanto, la directora Nacional del Senadis, María Ximena Rivas, recordó que: «Para ocupar estos espacios, las personas con discapacidad deben ubicar en el costado inferior izquierdo del parabrisas delantero del vehículo su Credencial de Discapacidad, pues la Cruz de Malta no sirve como autorización para ocupar estos espacios».

Por su parte, la alcaldesa (s) de Providencia, Paulina Lobos, precisó que: «En los últimos meses, nuestro equipo de Fiscalización ha cursado más de una veintena de multas a conductores inescrupulosos que dejan sus vehículos en lugares habilitados para personas con movilidad reducida. Hacemos un llamado a ponerse en el lugar del otro y no utilizar estos espacios exclusivos, perjudicando a quienes más facilidades necesitan».

Diseño y disponibilidad de estacionamientos

Las autoridades recordaron, además, que los estacionamientos de recintos privados también deben cumplir con un mínimo de espacios exclusivos para este fin. Por ejemplo, si el lugar tiene entre 1 y 20 estacionamientos, debe contar con al menos uno exclusivo para personas con discapacidad.

En el caso de los proyectos de nuevos espacios públicos o de los que se remodelen, también deben considerar a lo menos un 1% de estacionamientos de este tipo. Además, deben estar agrupados en una misma zona y dispuestos de tal manera que permitan acceder o salir del vehículo en forma libre y segura, especialmente a personas en silla de ruedas.
En los edificios habitacionales, se debe contemplar al menos un estacionamiento para personas con discapacidad en el espacio para visitas. Por su parte, en la vía pública, se deben establecer dos estacionamientos exclusivos cada tres cuadras y su ubicación debe ser priorizando los lugares donde se congrega la mayor cantidad de personas.

En cuanto al diseño, estos estacionamientos deben medir 5 metros de largo, 2.5 metros de ancho, más una franja de maniobra de ascenso y descenso del automóvil de 1.1 metros de ancho. A partir de esta franja, se deben comunicar los estacionamientos mediante una ruta accesible hasta la vereda o acceso a la edificación, la que debe ser sin desnivel y, si es que existe, se deben instalar rampas de pendiente.
Además, se debe considerar una correcta demarcación para el espacio del estacionamiento, que incluya el símbolo internacional de accesibilidad en el suelo y la señalización vertical con el mensaje con «Credencial Registro Nacional de Discapacidad». También se puede destacar el espacio con color azul en el pavimento.

La fiscalización del cumplimiento de esta norma está a cargo de Carabineros e inspectores municipales. Además, los establecimientos comerciales deben velar por el correcto uso de dichos espacios, denunciando a los vehículos infractores que se detienen en estacionamientos exclusivos para personas con discapacidad. Los estacionamientos preferentes, en tanto, son para personas con movilidad reducida, pero que no necesariamente poseen una discapacidad como es el caso de embarazadas, adultos mayores y otros que presenten movilidad reducida temporal.

Valoran el incremento

Matías Poblete, presidente de la Fundación Chilena de la Discapacidad mostró su conformidad con el proyecto, resaltando el derecho a las personas discapacitadas de tener un lugar autónomo para estacionarse de manera cómoda y segura: «Estamos de acuerdo que se tomen medidas que busquen resguardar la autonomía, y la seguridad de las personas con discapacidad, como lo es el elevar las multas para sancionar, a quienes usan indebidamente los estacionamientos reservados
exclusivamente para estas personas», dijo Poblete: «Hacemos un llamado a todos los conductores que utilizan mal estos estacionamientos, a que tomen conciencia no por la multa, sino por lo que significa ocupar un espacio que está diseñado para quienes lo necesitan de manera especia», agregó.

En la misma línea, el experto en Transportes e Infraestructura, Felipe Ulloa puntualizó que «es una medida que hay felicitarla dado que es necesario hacer respetar los espacios que se han diseñado como sociedad para los discapacitados».
«En este sentido habría que agregar que las sociedades tienen que avanzar a criterios de inclusión, y los criterios de inclusión siempre que se respeten los espacios diseñados para la inclusión, vale decir, estacionamientos que son de exclusividad para discapacitados, esto es respetar esos espacios, aumentar las penas en el caso que se ocupen esos espacios de forma indebida. Por tanto, de ese modo el Estado puede generar también cierto nivel de cohesión para hacer velar los intereses de las personas y los criterios de inclusión», expresó Ulloa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *